Los dueños de gatos son celosamente fieles a sus peludos compañeritos. Este tipo de devoción sería retribuida de una sorprendente manera porque el hecho de tener un gato disminuye el riesgo de morir de un infarto.

Según un estudio presentado en Nueva Orleans durante la Conferencia Internacional de Derrames Cerebrales de la Asociación Norteamericana de Accidentes Cerebrovasculares, quienes no tienen gatos tendrían un 40% más de riesgo de morir de un infarto de miocardio que los que sí son dueños de este animal.

Los investigadores analizaron la información de 4.435 personas que participaron de la segunda Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Estados Unidos. Los perros no fueron tenidos en cuenta para estos hallazgos porque había pocos que los tuvieran entre los participantes de este estudio.

“La gran pregunta es si esto es el efecto directo de tener un gato o es una variable de la gente que los tiene“, admitió el principal autor, Adnan Qureshi, director ejecutivo del Instituto de Accidentes Cerebrovasculares de Minnesota. “No hay pruebas suficientes como para recomendar que todo el mundo tenga un gato como norma. Pero la otra cara es que a diferencia de otras intervenciones médicas, que tienen un riesgo y un costo asociados, en este caso no hay ningún daño implícito” concluyó.

Fuente Diario Clarín de Argentina – Noticia recogida por KUKA´S WORLD

Leave your vote

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%